Nuevo descubrimiento sobre el origen de los pueblos indigenas americanos.

Por: Guillermo Arias

Antes de examinar las distintas tesis en controversia, para explicar quienes fueron, de donde y como llegaron a este continente sus primitivos habitantes, es conveniente referirme brevemente a las características geo-cronologicas del pleistoceno americano. En su área septentrional se conocen cuatro periodos glaciales más o menos sincronizados con los del pleistoceno europeo; fenómeno de interés para nosotros, ya que es unánime la creencia de que el estrecho de Bering fue el paso obligado de los más numerosos y más antiguos pobladores humanos procedentes del noreste asiático. Parece demostrado que existió, a fines del pleistoceno, la posibilidad material del paso terrestres a través de dicho estrecho gracias al descenso del nivel del océano, con motivo de la era glacial (Wisconsin).
Existen distintos ensayos relacionados a la correlación cronológica del pleistoceno europeo-americano datando este periodo aproximadamente hace más de 1.500.000 años atrás como inicio.
Evidentemente, esta cronología pleistocenica absoluta está sujeta a serias modificaciones no solo en la medida en que se perfeccionan las técnicas de datación, sino también- como ocurre en la actualidad- al envejecer el limite pliopleistoceno en algunos centenares de miles de años.
Por otra parte es también tema en discusión y controversia el sincronismo que pueda existir entre las glaciaciones europeas alpinas y las norteamericanas, sobre todo por lo que se refiere a la más reciente, ya que muchos investigadores suponen que mientras Europa había ya terminado la gran retirada del último glacial e iniciado el holoceno, en América septentrional seguía perdurando el Wisconsin.
Según estos datos y cronologías el holoceno norteamericano se habría iniciado en este caso a partir del año 3000 a.C; o sea, con gran retraso comparado con los 8500 a.C para Europa occidental y la propia América septentrional.

Reescribiendo la historia

Hace 15 más de mil años atrás, nuestro planeta presentaba un aspecto distinto al actual, gran parte del hemisferio norte estaba cubierto por masas de hielo, en lo que se conoce como la Era Glacial, con ello también el nivel de los mares se situaba unos 50 m. más bajo del nivel actual. Eso permitía el gran afloramiento de las “otras tierras hoy desconocidas”, los otros continentes estaban ahí y por supuesto habitados. 12 mil años atrás nuestro planeta comenzó a cambiar, nuestro SOL aumento drásticamente su actividad y con ello dio inicio al final de la Era de los hielos. Cuando estos glaciales comenzaron a retroceder, permitió paulatinamente la colonización de las tierras antes ocupadas por las grandes masas helidas y con ello, las tribus nómadas comenzaron la ocupación de vastos territorios. De esa forma los pueblos o tribus nómadas en especial MONGOLES tendrían la oportunidad de cruzar por el hoy llamado ESTRECHO DE BERING desde Asia a este continente. Estas tribus de cazadores y recolectores se expandieron por las tierras del norte, si bien su cruce fue bastante dificultoso también sabemos que estas odiseas se realizaban en grupos no muy numerosos, mas tarde esta misma travesía la realizarían otras tribus de la zona de Asia central tales como Azerbaiyán – Kazajistán. Finalizando el periodo neolítico se habría producido lo que conocemos hasta hoy entre nuestras fabulas y leyendas el diluvio universal reflejada en la historia de los sumerios contada por Husnapistim y más tarde acomodada y absorbida por los hebreos y trasmitida por el cristianismo como la “Diluvio de Noe”.
Este gran diluvio fue el motor y el inicio de lo que llamo “la migración forzosa”, desde diferentes zonas en el mundo antiguo pero más claramente de la zona del océano pacifico que es lo que más nos interesa ahora.
Por datos geológicos sabemos que la zona del pacifico oriental- Asiático existió lo que podríamos llamar una isla continente, muestra de ello son los vestigios encontrados de antiguas culturas en diversos lugares de la polinesia y Asia insular actual, tal es el caso de la Isla de Yona Guni al sur de Japón.
Las historias y leyendas de los pueblos asiáticos y polinesios cuentan sobre esta tierra llamada HIVA.
Hotumatua, el rey pascuense relata en su épica historia como él y cerca de 300 personas habrían navegado por el pacifico sur en embarcaciones huyendo de un cataclismo marino que habría hundido su tierra, ellos en su travesía llegaron hasta una minúscula isla en el pacifico sur occidental hoy llamada Pascua y bautizada por ellos como Rapa- Nui.
En esta investigación me concentre en una de las ramas migratoria que habrían desembarcado en la zona central de América la que dio origen a las culturas y civilizaciones americanas más claramente a los Olmecas que a mi juicio considero el pueblo clave de esta fabulosa historia y nueva visión, sobre el origen de los pueblos indígenas americanos. Hace 8 mil años estos primeros migrantes desembarcaron en la zona del Golfo de Fonseca, El Salvador y Costarica, dividiéndose en grupos pequeños de colonizadores unos hacia el sur y otros asentados en las zonas selváticas de Honduras y Guatemala, años más tarde habrían emigrado hacia el norte a la zona de la actual Veracruz en México, dando origen a la civilización Olmeca y a las mitologías de dioses al encontrarse estos con pequeños grupos de pobladores y tribus de origen mongol organizándolos en una suerte de micro sociedades arcaicas primarias.

Escultura Olmeca Museo de nacional de antropología México nótese los rasgos asiáticos

Poco o casi nada sabemos de los Olmecas solo tenemos sus vestigios y esculturas pero sin dudas lo que llama mucho la atención es los rasgos de las esculturas y sobre todo en el tipo de arquitectura de sus construcciones que en muchos casos son asombrosamente similares a las asiáticas, tailandesas e hindúes. La antropología actual dice “a mismos problemas mismas soluciones”. ¿Pero es posible una misma solución a un supuesto problema arquitectónico y cultural si según lo aprendido estos problemas son en sí diferentes según la región? A mi juicio remanente o memoria arquitectónica.
También la pregunta más importante nace a raíz de los materiales utilizados para crear esculturas y edificios y con ello las técnicas usadas y esta fue lo que dio inicio a mi investigación. Hace más de 8 años. “Olmecas, Mayas y Aztecas no conocían el hierro (se supone) ¿Como entonces lograron labrar la roca basáltica para realizar sus construcciones y monumentos, ya que en muchos casos la caliza y basáltica americana es más dura que la egipcia?” Se dice que estos pueblos usaban distintos tipos de rocas o piedras para esculpir sus monumentos y para cortar la roca, en algunos casos si es factible pero en la mayoría es imposible y menos con herramientas neolíticas o paleolíticas. Logre descubrir que estos pueblos si conocían el hierro y otros metales algo que los asiáticos usaban muy bien para diversos fines.
El conocimiento y el uso de estos metales serian los que dio el gran impulso a estas culturas y civilizaciones de origen multiétnicos pero más claramente polinésicos y asiáticos en particular chinos. Ellos habrían sido el motor principal y la raíz de las culturas americanas incluyendo los Incas en Sudamérica. Los rasgos asiáticos se extienden desde México, Centroamérica, Colombia, Brasil, Perú, Bolivia y el sur de Chile.
¿Pero como poder comprobar esta teoría? Por los ojos rasgados, el pliegue epicantico en el ojo, (esa línea muy marcada en los parpados.) La mancha de forma irregular en la base de la columna típica de los pueblos mongoles, esta mancha varia de tamaño por lo general es azulosa violeta y va desapareciendo poco a poco presentándose en ambos sexos al nacer, es característica en toda Asia Oriental y obviamente está presente en México, también están los trazos de la línea de la mano que son similares a las asiáticas característico de su raza.

El muestreo realizado de ADN al pueblo de México hoy conocido como genoma humano mexicano arroja el más claro e irrefutable dictamen genético, México en sí y su gente es descendencia polinésicas-asiática (China) dejando de lado a algunos grupos indo-étnicos norteamericanos que son de origen Kazajistán como los Siux, Navajos, Cherokes y otros de mezcla nórdica vikinga, estos últimos llegados unos 500 años antes de Colon a las Américas. La historia y orígenes de los pueblos indígenas de América para muchos incluyendo historiadores, paleontólogos, antropólogos y arqueólogos no está clara o simplemente ocultan o no quieren reconocer esta verdad, pero las pueblas irrefutables están frente a nosotros.

Investigación comprueba la llegada de navegantes polinesios prehispánicos al sur de Chile

Transportados en canoas desde la Polinesia, llegaron al sur de Chile los primeros ancestros de la llamada “gallina araucana”. Esto, que hasta hace poco era nada más una teoría, fue finalmente comprobado gracias al estudio “Radiocarbon and DNA Evidence for Pre-Columbian Introduction of Polynesian Chickens to Chile”.

“Cuando llegaron los españoles, se sorprendieron de que acá hubiera gallinas, y eso lo dejaron registrado en sus escritos. Sin embargo, no había registro arqueológico. Además, es importante recalcar que sólo se ha encontrado en el sur de Chile, entre los mapuches, y no en otras zonas del país. Hace unos cien años se comenzó a pensar en un contacto polinesio mapuche, y gracias al ADN de la gallina se comprobó esta teoría”.
Los huesos de gallina encontrados en Arauco fueron fechados entre los años 1300 y 1400 después de Cristo. Es muy probable que los polinesios llegaran al sur de Chile mucho antes, hacia el 1200, cuando se produjo su expansión hacia el este. Algunos llegarían hasta Rapa Nui, y otros pudieron seguir hacia el sureste, hasta las costas del territorio mapuche.
Testimonio claro también esta reflejado en el Popol- vuh de la cultura Maya quichè, o Ki-cheng la cual da una clara respuesta del origen.

Similitudes raciales: Olmeca (Izquierda) Melanesio (Derecha)

La procedencia Melanesica/Polinesica

La Melanesia es una región insular de Oceanía conformada por islas como Nueva Guinea, Nueva Caledonia, Nuevas Hébridas y Fiji. Sus habitantes son de raza negra y tienen fama de ser buenos navegantes.
A comienzos del Holoceno, los melanesios cruzaron el Océano Pacífico en canoas llamadas piraguas de balancín y ayudados por las corrientes marinas habrían llegado por Centroamérica, para luego dispersarse a otras regiones del continente americano.

Los principales argumentos son:

Antropológicos: semejanza ósea y sanguínea entre los melanesios y los hombres de Lagoa-Santa, antiguos cazadores que habitaron Brasil unos 6000 a.n.e.( antes de nuestra era).
Etnográficos: costumbres vestimentas y rituales comunes entre tribus melanesias amazónicas y mexicanas. Por ejemplo, la cacería de cabezas trofeo y la mutilación de falanges en señal de duelo, sacrificios humanos y el uso de teosinte (Maíz de origen polinésico)
Culturales: uso de hamacas, mosquiteros, porras estrelladas, tambores de madera, puentes colgantes, etc.
Lingüísticos: semejanza entre vocablos melanesios con la de los indios Hoka de Norteamérica.
Habitantes de los archipiélagos polinésicos, habrían cruzado el Pacífico aprovechando sus excelentes técnicas de navegación, para llegar por las costas occidentales de Sudamérica. Aunque estos viajes habrían sido muy recientes –desde el primer milenio de la era cristiana- dejaron importantes huellas de su presencia en las culturas de este continente.
Como sustento esta teoría y la llegada de los polinésicos a este continente? Al descubrir una serie de semejanzas con las culturas andinas:
Semejanzas lingüísticas: palabras maorís semejantes al quechua de Perú: kumara (camote), uno (agua), pucara (fortaleza), etc.
Semejanzas culturales: uso común de la pachamanca, la taqlla o palo cavador, cultivos, dioses y leyendas.
Es importante recalcar la semejanza cultural entre la andina y Asiática- polinésica; sin embargo, algunos estudiosos consideran que éstas se deben, principalmente, a viajes realizados por navegantes Polinesios en la época pre-hispánica. En 1947 el explorador noruego Thor Heyerdal, para demostrarlo, realizó un viaje en la balsa Kon Tiki, partiendo del Callao con rumbo a la Oceanía. Llegó después de tres meses de navegación a su destino, en el archipiélago de Tuamotú.

Un dato anecdótico.
Cuando Pizarro emprendió su primera expedición a Perú en 1526, Bartolomé Ruiz Estrada, se encontró en Alta Mar, al oeste de las Costas del Ecuador, una gran balsa de los antiguos peruanos provista de velas , que venía de Tumbes y se dirigía al norte cargando mercancía, está contenía, joyas de oro y plata, vasijas de barro negro, mantas de lana de llama y algodón, con diseños de peces y aves, tejidas de colores variados, espejos, sustancias y colorantes, tenía órdenes de traer a cambio, conchas rojas “Spondylus princeps”, que se daban en el Pacífico de México pero no en Perú y enriquecían el tesoro de Moctezuma, en unas 1600 piezas al año como tributo de una provincia que abarcaba la región de Acapulco hasta el Río Balsas.


Pirámide similar a las Mayas y Aztecas en la isla de JAVA

http://antropologia-arqueologia.blogspot.com

About these ads
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s